Julio Cesar y el Guadalquivir

El destino quiso que fuese testigo de excepción del discurrir de la historia. Durante milenios los pueblos se extendieron por mis orillas, bautizándome con muchos y diferentes nombres. En la época en que transcurre mi relato fui conocido como Baetis y la ciudad que fielmente me acompaña en el serpentear incierto de mis aguas, Corduba. En aquel tiempo, la mayor pate de Hispania era provincia romana…